Saltar al contenido

Diseño de interiores estilo nórdico 

estilo nórdico 
Estilo Nórdico
El diseño de interiores nórdico es un estilo minimalista que utiliza una combinación de texturas y tonos suaves para hacer que la decoración moderna y elegante se sienta cálida y acogedora. Enfatiza las líneas limpias, la utilidad y los muebles sencillos que son funcionales, hermosos y acogedores.

El minimalismo puede estar de moda, pero hay una iteración de diseño limpio que nunca pasará de moda: el diseño de interiores nórdico. No es poca cosa poder ejercitar la moderación en sus elecciones de decoración, mientras se las arregla para hacer que un espacio se sienta acogedor. El estilo es tan popular porque habla tanto de nuestras tendencias ordenadas como de nuestro deseo de vivir en entornos acogedores y cómodos.

Juega con la luz natural

El diseño de interiores nórdico es conocido por sus paletas de colores minimalistas, acentos acogedores y muebles modernos llamativos. Los diseños suelen jugar con la luz natural, que es un producto de moda en los países nórdicos.

Suelos de madera

El estilo nórdico de diseño de interiores se trata de espacios luminosos y ventilados. Entonces, para emular esa estética en el diseño del piso, este estilo requiere el uso de aplicaciones de madera de colores claros. La mayoría de los interiores de estilo nórdico están revestidos con pisos de madera de roble o fresno. Estos proporcionan una dinámica visual cualitativa contra el estilo minimalista del resto del interior.

Mobiliario sencillo

Los muebles son una gran parte del diseño de interiores. Debe reflejar el tema y el estilo del espacio en general. El estilo nórdico utiliza un estilo de mobiliario moderno y elegante que es muy simple en estética. De color y material claros, estos muebles se utilizan para presentar una imagen sana que se fusiona a la perfección con el resto del tratamiento interior.

Entrada Relacionada:   Ideas de fachadas para casas pequeñas

Accesorio sencillo

La decoración en interiores de estilo nórdico se lleva a cabo mediante la colocación esporádica pero estratégica de diversos accesorios contemporáneos. Estos incluyen lámparas portátiles contemporáneas, adornos de vidrio transparente y marcos de fotos simples.

Superficies lisas

La imagen general de cualquier diseño de interiores de estilo nórdico es extremadamente mínima. Esto significa que el diseño debe realizarse con colores y materiales sencillos y discretos. La mayoría de los diseñadores utilizan laminados lisos de varios tonos apagados en grandes superficies verticales en todo el interior.

Colores y acentos apagados

El diseño interior de estilo nórdico se compone de una paleta de colores decididamente apagada y sobria. Sin embargo, esto no hace que los espacios sean aburridos o monótonos. Al contrario, los hace parecer espaciosos, sencillos y sin pretensiones.

Líneas rectas

Todos los elementos básicos de este estilo (muebles, ventanas y diseños de productos) se llevan a cabo en líneas limpias y directas. Estos están extremadamente definidos y brindan una integridad auténtica al diseño general del espacio.

Disposición funcional

Uno de los conceptos básicos de un buen interior de estilo nórdico es un enfoque en la viabilidad del diseño o plan. Esta funcionalidad hace que este estilo sea un producto muy pragmático pero visualmente deseable en el mercado del diseño.

El estilo nórdico muestra una estética sencilla y sin complicaciones que se deriva de una combinación de varias formaciones de diseño básicas. Su diseño sin adornos, honesto y sofisticado lo convierte en una tendencia candente en el mercado.